La tradición pagana celta de Imbolc

Imbolc

En el calendario celta, el 1er de febrero se marca por la festividad llamada, Imbolc, o Ymbolc.

Imbolc es asociado al Norte, al Invierno, a la Noche, al Azul Índigo, al Blanco (Gwen), a la pureza (Gwven), a la luna, al agua purificadora y por lo tanto al sistema que acompaña el riñón que purifica nuestro organismo a diario.

Es a la vez la purificación, la liberación de la mente y el levantamiento del retiro invernal para dar la bienvenida a la primavera.

Para que haya vida, es necesario ser limpio de impurezas.

Dice la leyenda que Imbolc proviene del irlandés, significando « en el vientre », asociando esa época a la oveja pregnada, cuya subida de leche anuncia el parto próximo.

Imbolc es el periodo en el cual nos preparamos a salir del invierno. Es la vuelta de los trabajos en los campos. Los días vuelven a crecer y a calentarse. Los brotes verdes emergen de nuevo, después de un largo sueño invernal. En ese periodo, averiguamos las herramientas estén listas para usar, que todo esté en orden, con el fin de que la comunidad se vuelva a poner en marcha. Para ello, íbamos trazando los surcos que acogerán las primeras semillas.  Y la limpieza de primavera empezaba a tomar forma.

Emergiendo del suelo aún bien frío, el narciso de las nieves es el símbolo de esta época: símbolo de la alegría del crecimiento, del renacimiento, de la vida que triunfa. Es la esperanza del renuevo. La vida se impone.

Rituales asociados a Imbolc

Esos días puedes invocar a la diosa celta Brigid con el fin de purificar y proteger tu casa.

También es necesario que acabes las tareas inacabadas del invierno y luego vete a celebrar el día caminando en conciencia en la naturaleza, en búsqueda del renacer, de la primavera que vuelve. Ábrete a todos tus sentidos…

Los petroglifos de Campo Lameiro (Pontevedra, España)

Laxe Dos Carballos

Los petroglifos que se encuentran en Campo Lameiro (Pontevedra, España) habrían sido realizado en rocas de cuarzo, entre el neolítico final y la Edad de Bronce.

Abajo de la piedra de “Laxe Dos Carballos”, los arqueólogos encontraron una hoguera prehistórica, por lo que se da a entender que era un lugar destacado, y probablemente un lugar de ritual. Abajo se ve un ciervo grande, con largos cuernos. Desde la espalda del ciervo, salen rayas que podrían representar flechas, lanzas. Lo que significaría que estemos ante una escena de caza. Podría tratarse de una caza ritual relacionada con el aumento de la fecundidad. En la escena, hay hasta 16 ciervos pequeños.

En la misma piedra, hay distintos círculos concéntricos: podrían indicar trampas para los ciervos, o podrían ser representar la reverberación del sonido o de las ondas del agua, o podrían tener un significado astrológico o podrían ser una puerta hacia un universo paralelo.

Arriba del ciervo, hay 3 pequeñas cazoletas, y una mas grande. Puede que allí haya habido un fuego ritual. Algunos creen que hayan sido chamanes que hicieron los petroglifos, presentando la escena en varios niveles, con un mayor circulo concéntrico arriba de la piedra. Los chamanes tomaban hongos, ayunaban, y con la alucinación podían ver los puntos y círculos que se diseñan en la piedra. Sería un motivo por el cual esos motivos de petroglifos se repiten en varios sitios de Europa. Los petroglifos serían entonces un medio de comunicación, explicando su mundo social, cultural, religioso.

Litha: Día celta de alegría y amor

La tradición

Litha es una fiesta solar pagana, correspondiente al solsticio de verano, y se opone a Yule, que celebra el solsticio de invierno en diciembre. Es el día más largo del año y el momento en que las noches comienzan a alargarse.

En la tradición celta y pagana, las hierbas y plantas recolectadas durante la noche de Litha, adquirieron poderes y virtudes terapéuticas al haber absorbido toda la fuerza y ​​la luz del sol en su cenit. Este período sería propicio para la magia como el amor, la curación, la protección.

Esta fiesta fue recuperada por el cristianismo en forma de la fiesta de San Juan. Anuncia la gestación, el renacimiento y la fertilidad que darán lugar a las cosechas de los meses de verano, marcados por la próxima fiesta de Lughnasad, en la noche del 31 de julio al 1 de agosto.

Litha, marca la temporada del amor por los animales, de la polinización y de las plantas que lentamente comienzan a emerger de la tierra para crecer y desarrollarse.

Una cierta nostalgia reina en torno a la noche de Litha, con esta conciencia instintiva de la memoria colectiva de que las noches comienzan a alargarse y que la fuerza del sol declina.

Un ritual

Da la bienvenida al amanecer, vertiendo unas gotas de hidromiel en la tierra, como muestra de agradecimiento por todo lo que te brinda a lo largo del año.

Y si esta noche pisas accidentalmente hipérico, llamada también hierba de San Juan, la leyenda dice que puedes encontrarte en el país de las hadas …